Adopté a una sirena

Las voces eran sordas,
las mudas eran bellas.
Las musas mudas soñaban 
con ser sirenas,
con Cantar.

Las sirenas eran putas.
Sí putas,
te engañaron.
No hay musas,
ni sirenas.

Solo putas.
Solo un imbécil.
Solo los versos.

A las sirenas las mató un tiburón.
Nací cuando asesiné a mis musas.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s